Los familiares del programador señalan que hubo excesos por parte de la fiscalía en los cargos contra el activista

La comunidad en internet quedó conmocionada ante la noticia de que el cuerpo de Aaron Swartz había sido encontrado sin vida en su piso de Nueva York. Sólo tenía 26 años pero había recorrido un gran camino y ocasionado gran impacto en el mundo web. Era un prodigio de la tecnología y defensor de la libertad en internet, una lucha que muchos señalan, le condujo a la muerte.

A los 12 años desarrolló un sistema informático usando Oracle y herramientas de de código abierto y ganó el premio ArsDigita un año después. A los 14, fue el co-autor de las RSS 1.0 (publicar artículos en simultáneo varios medios a través de la fuente a la que pertenece). Y en los años siguientes fundó Watchdog.net, Jottit y la red social Reddit.com. También ayudó al lanzamiento de Creative Commons a los 16 años y fue el director creativo de Open Library (Biblioteca Abierta), un sitio al que cientos de estudiantes, investigadores y lectores recurren ya que ofrece obras de dominio público que se pueden leer online. También lucho contra la Ley SOPA (Ley de cese a la piratería en línea) y era el consultor de Demand Progress, una organización que pedía cambios sobre la política de derechos de autor.

Su CV se ha visto empañado desde el año 2010 en el que se le involucró con varios delitos de crimen cibernetico. The Tech, una web especializada en tecnología, hace un buen resumen. En septiembre de ese año Swartz empezó a descargar documentos de JSTOR, uno de los sistemas de archivos en línea de publicaciones académica del mundo. Ese mismo mes le bloquean el acceso a la página, una acción que se repite varias veces hasta 2011. En verano de ese año es acusado y arrestado por los cargos de «fraude electrónico, fraude informático, entrada ilegal e imprudente a un ordenador protegido y daños». Se le acusaba de robar más de 4,8 millones de documentos. A lo largo de 2011 fue declarado inocente por los cargos de entrada ilegal a un ordenador.

Al año siguiente es Estado retira la acusación pero se mantienen los cargos federales. Se le acusa formalmente y Swartz se declara inocente de 13 cargos. Después solicitó que se desestimaran las pruebas que proporcionó el MIT en el caso, ya que el Instituto Tecnológico de Masschusets proporcionó al servicio secretos detalles y registros privados de la actividad de Swartz sin permiso o alguna orden judicial. Se presentan fotos que incriminan al programador con la entrada ilegal a instalaciones privadas. El juicio contra Swartz estaba programado para el 4 de febrero de 2013 pero la defensa solicitó prorrogarlo hasta junio, pero de decidió programar un vista previa el 25 de enero y el juicio en abril.

Por los cargos federales, Swartz se enfrenaba a pasar 35 años en prisión y a pagar más de un millón de dólares en multas. Se ahorcó el 11 de enero.
¿Acoso de la Fiscalía?

Sus familiares señalaron que su suicidio fue culpa de una persecución legal. «La muerte de Aaron no es sólo una tragedia personal. Es el producto de un sistema de justicia penal plagado de intimidación y persecución. Las decisiones tomadas por los funcionarios de la oficina del Fiscal de Massachusetts y en el MIT contribuyeron a su muerte», rezaba el comunicado.

Anonymous también achacaba el suicidio a la presión innecesaria del sistema legal sobre este caso y otros similares. La comunidad de académicos le rindió homenaje en Twitter con el «hashtag» #PDFtribute en dónde liberaban sus documentos profesionales. Larry Lessing, profesor de derecho en Harvard publicó un artículo en el que acusaba a la Fiscalía del caso de cometer «acoso». La fiscal Carmen M. Ortiz ­desestimó los cargos en contra del fallecido el 15 de enero, el mismo día del funeral de Swartz.

El abogado defensor de Aaron, Elliot Peters (Abogado del año en 2010) señaló que la Fiscal le había propuesto un trato, seis meses de cárcel si se declaraba culpable, esto para resolver el caso sin necesidad de ir a juicio. La defensa rechazó el trato porque tanto él como su cliente querían que los fiscales federales justificasen en público el porqué de la búsqueda tan férrea contra Swartz.
Piden la destitución del fiscal

Ahora, más de 40.000 ciudadanos han estampado su firma en una petición formal a la Casa Blanca para que destituya a la fiscal encargada del caso ya que aunque reconocen que no pueden salvar la vida de Swartz, quieren dejar claro que la fiscal «no entiende la proporcionalidad» de sus actos y que se «extralimita, extorsionando» a los acusados independientemente de que sean culpables o no.

The Huffingtonpost destaca que Peters quería evitar a Stephen Heymann y Garland Scott, los fiscales judiciales del caso porque erian intransigentes y que le preocupaba la salud emocional de su cliente. Heymann estuvo implicado en la muerte de otro programador, Jonathan James, quien se suicidó en 2008 cuando le acusaban de cargos federales por crímenes cibernéticos.

Por otro lado, la congresista de California Zoe Lofgren ha propuesto la «Ley Aaron», una propuesta de ley para modificar la actual legislación que regula las fraudes y abusos cibernéticos la CFAA (por sus siglas en inglés) que data de 1984 en Estados Unidos.

Según recoge Cnet, Lofgren considera que los excesos cometidos en este caso son culpa de la Ley. «El gobierno fue capaz de llevar esos cargos desproporcionadas contra Aaron, debido a la amplitud de la Ley CFAA y el estatuto sobre fraude electrónico. Parece que el gobierno utilizó la formulación vaga de las leyes para reclamar que la violación de una acuerdo de servicio online del usuario o Términos de servicio es una violación de la CFAA y el estatuto de fraude electrónico», ha declarado.

La muerte de Aaron ha puesto sobre la mesa el debate sobre la libertad en Internet y la dureza de algunas leyes contra estos crímenes que atentan contra los derechos de autor y que tienen penas —por lo menos en Estados Unidos— similares a delitos mayores como el asesinato o la violación.


LEAVE A REPLY