Escribe:Laura Tarrillo

En 1998, cuando se desplomó el puente ‘Bolognesi’, en Piura, apareció un personaje conocido como el ‘El Greco’. Desde hace casi dos décadas, continúa con una labor que aún no es reconocida. Cerca a sus 70 años, ha vuelto a dejarse ver en este ‘Niño costero’.

En comunicación con Ricardo Domínguez, piurano que ha podido observar el trabajo de ‘El Greco’ durante años, brindó detalles de cómo los vecinos descubrieron su afán de ayudar a los que más lo necesitan.

Su nombre completo es César Augusto Casariego Gutiérrez, pero todos lo llaman ‘El Greco’, vive en Castilla, Piura, y todos los años tiene como costumbre cargar una cruz en la celebración del Señor Cautivo de Ayabaca.

Es solitario y los que lo conocen aseguran que en alguna ocasión tuvo orden de captura por su presunta adicción a la pasta básica de cocaína, pero los vecinos lograron evitar que esto suceda. Sus acciones siempre han demostrado que tiene un gran corazón.

Según detalló Domínguez, cuando en 1998 se desplomó el puente Bolognesi, en el que se encontraban vecinos, entre ellos niños que cayeron al mar, él no lo dudó y se lanzó a rescatar a quienes se estaban ahogando. Lo único que llevó para su valerosa acción fue una llanta que usó como flotador.

Él no solo rescató a niños, adultos y animales que se encontraban en el río, también ayudó a retirar los cadáveres, de quienes no pudo salvar, y siempre orientó a los militares y policías en la zona.

Domínguez detalló que ‘El Greco’ debe bordear los 70 años y, pese a su avanzada edad, siempre ha intentado ayudar a los vecinos e incluso ha intervenido en algunos intentos de robo.

En medio de las inundaciones en Piura en este ‘Niño costero’, volvió a aparecer ‘El Greco’, acompañado de su flotador preferido -una llanta- y volvió a salvar vidas.

En silencio y siempre dispuesto, continúa respondiendo el llamado de quienes lo necesitan y, pese a no haber recibido algún reconocimiento, los piuranos saben de la labor del buen ‘Greco’.


LEAVE A REPLY