LOS ORIGENES DEL SURF EN EL ANTIGUO PERU

Tradicionalmente, las raíces del arte de surcar olas se remontan directamente a los antiguos miembros de la realeza hawaiana, quienes corrían olas sobre unas tablas construidas por ellos mismos con materiales oriundos de la isla. Desde entonces, se conoce al arte de surcar olas como “el deporte de los reyes”, y la mayor parte de la historia contemporánea, con frecuencia basada en estudios hechos en el Bishop Museum de Hawai, acostumbra a ubicar su origen en las azules aguas de Oahu y sus islas aledañas.

Sin embargo, existen dos antiguas culturas, Mochica y Chimu, que se desarrollaron en el norte del Perú hace más de dos mil años y que fueron descubiertas gracias a la evidencia de enormes ruinas o complejos arqueológicos.

Estas sociedades fueron las primeras en estar relacionadas activamente con zonas de mareas poderosas, a través de actividades como el transporte, la pesca, y los rituales. Nos han dejado numerosos ejemplos de diseños “protagonizados” por olas en la iconografía religiosa y el arte graficado en sus tejidos, frisos y cerámicas, muchos de las cuales son modelos a escala de las primeras embarcaciones utilizadas para correr olas.

Los primeros hombres que experimentaron el placer de surcar olas, entonces, fueron pescadores que tenían que enfrentarse a la fuerza de las olas para conseguir alimento. La valentía necesaria, en combinación con el instinto de supervivencia, dio lugar a un ritual de paso similar a otros rituales de guerreros o de lucha en la historia, siendo éste el más temprano ejemplo de un hombre utilizando una balsa creada específicamente para salir y entrar del mar. Estos hombre aún siguen utilizando los “caballitos de totora” en nuestros días; es posible encontrarlos en Trujillo, en el balneario de Huanchaco, el cual es famoso por esto.

Porque deslizarse sobre las olas fue una de las partes más importantes en el aprendizaje de todo pescador, ya que del completo conocimiento de las olas dependía en buena parte el éxito de la jornada pesquera.

EL SURFING PERUANO EN LA ERA MODERNA

Si bien es cierto que Carlos Dogny trajo la primera tabla de surf moderna desde Hawai e impuso un modo de correr olas completamente diferente al practicado en nuestras costas a bordo de los caballitos de totora, también es cierto que, antes de su milagrosa aparición en el mar de Miraflores, los limeños habían desarrollado su propia forma de correr olas. En un artículo publicado por el diario “El Comercio” el domingo 28 de febrero de 1960, puede leerse:

“Los orígenes de esta actividad en el Perú pueden hallarse en lo que nuestros bañistas llaman “correr olas”. Fue allá, por 1909, cuando el grupo formado por Alfonso y Alfredo “Tiburón” Granda Pezet, el viejo Buzzaglo, Celso Gamarra, el “Gringo” Schoeder y Alfonso Cillóniz, entre otros, resolvieron “correr olas” empleando un tablero de dibujo, frente a las playas de Barranco. Poco después, fueron reemplazados por tableros de mesa”.

Carlos Dogny fue un trotamundos, y deportista que dio la vuelta al mundo 39 veces. Uno de sus deportes favoritos era el polo, y gracias a este fue invitado a Hawai. Allí descubrió el surfing, que era el deporte tradicional de los reyes y de los jefes militares. Le puso el nombre de “tabla hawaiana” porque es originario de allí, y es así como se le conoce hasta ahora en el Perú. Se necesitaba mucha fortaleza física, porque en ese tiempo se usaban tablas de 5 a 6 metros de largo, de madera sólida y de un peso de unos 100 kilos. No se practicaba en ningún sitio del mundo.

Mientras estudiaba en Nueva York empezó la Segunda Guerra Mundial en Europa. A pesar de ser peruano, corría el riesgo de ser enviado al frente, ya que vivía en los Estados Unidos. Para evitar esto escogió el sitio que le parecía el más seguro y agradable: Hawai. Pero una vez allí, tuvo el presentimiento de que su vida estaba en peligro porque la guerra se extendía por el mundo entero y había guerra entre Japón y Estados Unidos. Entonces regresó a Sudamérica, trayéndose en un barco una de esas grandes tablas con la ligera esperanza de que hubiera un lugar apropiado para practicar. Al llegar a lima empezó a estudiar el mar y en Miraflores vio olas que le parecían propicias, ensayó y resultó. Más adelante, nadadores curiosos se acercaban a él mientras practicaba el surf, y él les enseñó este nuevo deporte. Fue tal el interés que tuvieron, que algunos entusiastas empezaron a producir sus propias tablas de madera en talleres que acondicionaban en los garajes. Como no había dónde dejar las tablas luego de correr, se creó el famoso club Waikiki en la Costa Verde de Miraflores. Carlos es también una de las figuras que tuvo mucho que ver en la creación del primer surf club en Francia.

FELIPE POMAR, PRIMER CAMPEÓN MUNDIAL DE TABLA

En el verano de 1965, cuando se llevó a cabo el Primer Campeonato Mundial de Tabla, Punta Rocas era una rompiente relativamente nueva. El día del campeonato amaneció con mar grande y con mucha neblina. Era imposible ver las olas pero se escuchaba con gran volumen un constante rugido. Cuando levantó la neblina todos quedaron impresionados con el gran tamaño de las olas. El mar grande favoreció a los tablistas acostumbrados a Ola Grande, entre ellos Felipe Pomar, pues ya tenía dos años de experiencia corriendo en Hawai. PERU SURF GUIDES – FELIPE POMAREl recuerda haber sido el único peruano en las finales, y se decía a sí mismo: “con llegar a las finales ya quedaste bien; ahora busca olas más grandes y arriesga todo. Nadie ha entrenado más, nadie se ha sacrificado más, nadie se lo merece más que tú”. Estuvo a punto de ahogarse por no soltar la tabla (sin pita) en un revolcón corriendo hacia la izquierda. Saliendo del mar después de la final muchas personas bajaron del cerro y le dijeron: “¡Ganaste, ganaste!”. El no les creyó hasta que anunciaron los resultados y entonces lo cargaron en hombros.

Sin embargo, su aventura más memorable fue la que le sucedió junto con Pitty Block cuando entraron a correr olas minutos después del terremoto de 1974. Este duró como dos minutos y ellos entraron a la Isla en Punta Hermosa con la idea de correr lo que venga. No contaron con la posibilidad de que el mar se retiraría y los arrastraría mar adentro, como en realidad sucedió. Después de pasar momentos realmente aterradores lograron cruzar la bahía y agarrar cada uno una ola, de esas que llaman “Tsunami”.

EL DESARROLLO DEL SURF EN EL PERÚ

Si bien en un principio el surf peruano en la era moderna comenzó a desarrollarse en la costa verde, con el paso del tiempo y el creciente numero de tablistas aventureros fueron descubiertas nuevas y poderosas rompientes al sur de Lima, tales como Kon Tiki, Punta Rocas o Pico Alto, y en el norte del Perú, Chicama, Pacasmayo y Cabo Blanco, entre otras. La costa peruana tiene 3079,5 Km. de longitud de norte a sur y está constantemente recibiendo oleajes intensos a lo largo del año, siendo el invierno la época con oleajes más frecuentes. Hoy en día se practica el surf en todo el país: en la costa norte, donde se encuentran algunas de las más perfectas olas del Perú; en el norte chico, que posee una gran cantidad de playas poco concurridas; en Lima, donde la práctica del surf está más extendida y hay un sinnúmero de rompientes a muy poca distancia una de la otra; y en el sur del Perú, donde las olas son fuertes, el clima es más frío, y son muchas las playas aún por surfear.

El mar peruano provee olas de distintas características para la práctica del surf: olas grandes, chicas, tubulares, campanas, olas de mucho recorrido, para lo cual se requieren distintos tipos de tablas. Las tablas hechas por peruanos gozan de mucha reputación, no solo en el Perú sino también en el extranjero donde han sido probadas en exigentes olas e incluso son exportadas muchas de ellas principalmente en toda Latinoamérica. Los primeros tablistas que se involucraron en esta actividad de manera profesional fueron el Gordo Barreda, Wayo Whilar (quien fabrica tablas desde 1966), entre otros. Actualmente existen varios talleres de tabla, la mayoría de ellos en Lima, que ofrecen tablas a pedido así como en stock hechas especialmente para las costas peruanas. Entre los shapers más destacados por sus diseños y calidad están Rodolfo Klima (tablas Klimax), Alfredo Tello (tablas Swells), Milton Whilar y Wayo Whilar. Las tablas Klimax y Wayo Whilar cuentan además con una máquina para fabricar tablas diseñadas por computadora, lo que les permite abastecer la creciente demanda en el mercado surfer peruano. Por otro lado, los wetsuits Boz son ampliamente reconocidos a nivel nacional y mundial por la calidad de sus materiales que permite soportar el frío invierno.

ESCUELAS DE SURF

Uno de los más importantes desarrollos en el surf peruano ha sido la creación de las escuelas de surf entre ellas “OLAS PERU”. Fue en 1992 cuando esta escuela empezó en Punta Hermosa con 5 chicos. Uno de ellos fue Sofía Mulanovich. El fundador Roberto “MUELAS” Meza empezó sus lecciones en este balneario y desde entonces ha sido la cuna de muchos surfers peruanos de la nueva generación. Luís Miguel de la Rosa, también conocido como “MAGOO”, quien ha sido muchas veces campeón nacional e icono importante en el desarrollo de estas escuelas. También otros campeones, como Carlos “CHALO” Espejo, y Rocío Larrañaga están enseñando y compartiendo sus experiencias a cualquiera que quiera aprender surf.

Gracias a nuestras olas, nuestra historia y al fenómeno Sofía M., Perú goza en la actualidad de muchas escuelas y cada día siguen creciendo en número. No importa el momento del año, invierno, verano, la cantidad en el agua de chicos y chicas, de jóvenes y de mayores esta creciendo.

SOFÍA MULANOVICH, CAMPEONA MUNDIAL ASP 2004, ACTUAL #1 DEL MUNDO

Sofía Mulanovich empezó a correr olas desde muy pequeña en la playa de Máncora, al norte del Perú y siguió practicando en su playa local Punta Hermosa, apoyada siempre por una familia en la que todos practicaban este deporte. Dado su precoz talento fue entrenada por el siete veces campeón nacional de tabla Magoo de la Rosa y por Roberto Meza, campeón nacional 1991 y director de la más antigua Escuela de Surf de Sudamérica. Sofía conquistó con gran facilidad y desde muy joven los títulos que se disputaban en la categoría Damas, lo cual la hizo a probar suerte contra los varones de su edad a quienes en muchos casos vencía, demostrando calidad, solidez y buen estilo en su surfing, presagiando su futuro de estrella del surf mundial profesional. Participó en eventos internacionales desde los 13 años, obteniendo así el roce necesario que una tablista de su talla requería para hacer frente a lo que su surfing le permitiría: ser la campeona del mundo. Sus auspiciadores actuales son Roxy, Tablas Channel Island, Aereolíneas LAN, Red Bull, Ripley, Movistar y Reef. Entre sus triunfos más importantes cabe destacar el Tetracampeonato Nacional (1996-1999), el Campeonato Panamericano 1998, el Campeonato Mundial ISA 2004, 5 victorias en torneos del circuito profesional de surf tour WCT y el Campeonato Mundial Profesional 2004. Actualmente se encuentra en el primer lugar del ranking tras su reciente victoria en el evento WCT en Fiji, Tavarua.


LEAVE A REPLY