A finales de los años cincuenta todo indicaba que el nuevo rey del rock sería Jerry Lee Lewis. Elvis acababa de irse al ejercito y en una despedida privada en Sun Studios el rey le dijo a Jerry que finalmente le dejaba el trono. A los pocos segundos Elvis terminó llorando y diciendo que no quería irse. Sam Philips (dueño de Sun) tuvo que calmarlo.

El originario de Louisiana tenía todo lo que quería, excepto a su prima de trece años Myra Gale. El problema es que Lewis estaba casado (eso no significaba que le fuera fiel a su esposa). Poco a poco terminó seduciendo a su prima ya nets de darse cuenta ya estaba divorciado y con su tercera esposa.

Sam Philips buscaba en un inicio mantener la relación un tanto en secreto. En 1958 Lewis se fue de gira a Inglaterra y ahí es cuando todo salió a la luz. Jerry se llevó a su esposa a esta gira. Desde su llegada a Uk la gente no estaba muy contenta con la situación. En aduanas el guardia los interrogó arduamente pero terminó dejándola pasar ya que no comprendía las “tradiciones sureñas”.

Los problemas realmente comenzaron cuando Jerry dijo todo en las entrevistas. Sin seguir los consejos de Sam o de su manager, Lee Lewis confesaba a todos los reporteros que estaba casado con su prima de trece años y que era su tercera esposa. La prensa británica aprovechó la historia y destrozaron relativamente la carrera del cantante. Muchos promotores cancelaron sus presentaciones, su manager renunció y dijo que no estaba al tanto de la situación. El pianista tuvo que regresar a EUA.

De vuelta en su país, se encontró que ya no contaba con el apoyo de su disquera. Unos meses atrás llenaba cualquier lugar en el que se presentaba pero ahora en un par de ocasiones tocó para un par de borrachos en un bar. Mientras tanto en Alemania, Pressley conoció a Priscilla una joven de catorce años hijastra de un militar. Cuando ambos regresaron a EUA, Elvis habló con los padres de la niña pidiendo permiso para llevársela a vivir a Graceland. Ahí estudiaría en una preparatoria para monjas y estaría bajo estricta vigilancia y viviendo en una casa separada. Cuando ella cumpliera veintiún años finalmente se podrían casar. Elvis siguió este plan a la perfección y supuestamente respetó a su futura esposa hasta la noche de bodas. Lo que más le molestó a Jerry de esta situación es que según el pianista, Elvis hizo lo mismo pero a escondidas.


LEAVE A REPLY