Iván Álvarez Arredondo

La minera peruano-brasileña Milpo anunció que ya no continuará con su iniciativa para desarrollar el proyecto minero Michiquillay, uno de los depósitos de cobre más importantes del país situado en Cajamarca.

En un comunicado enviado a la Superintendencia del Mercado de Valores (SMV), Milpo dijo que no seguirá con su Iniciativa Privada Autosostenible (IPO) de Michiquillay porque “no está de acuerdo” con las propuestas de modificación de parte de Pro Inversión ya que no se ajustan a las condiciones del mercado.

“A pesar del esfuerzo realizado durante casi dos años para sustentar los beneficios de nuestra propuesta para el desarrollo de la región Cajamarca y del país, hacemos de conocimiento del mercado y público en general, que Milpo luego de haber recibido las propuestas de modificación a la IPA Michiquillay efectuadas por los asesores de Pro Inversión, ha tomado la decisión de no continuar con el respectivo procedimiento de evaluación, al no encontrarse de acuerdo con los planteamientos efectuados, lo cuales en nuestra opinión no se ajustan a condiciones de mercado”, señaló la minera Milpo en su comunicado enviado a la SMV.

Un reporte de Scotiabank señaló que el IPA Michiquillay de Milpo consideraría iniciar con cierta capacidad de planta para luego continuar de forma escalonada y alcanzar una producción anual de 200 mil toneladas de cobre. La inversión que se contemplaba para una primera etapa ascendía a US$1.000 millones.

Milpo dijo que ahora enfocará sus esfuerzos en la ejecución y ampliación de sus operaciones mineras en Cerro Lindo y Pasco y en desarrollar sus proyectos cupríferos (Magistral, Pukaqaqa) y polimetálicos (Aripuaná, Shalipayco y otros).

Al cierre del 2016, Milpo reportó ingresos por US$715 millones y su ganancia neta alcanzó los US$141,8 millones, según resultados financieros publicados en la SMV.

BUSCAR NUEVA LICITACIÓN
“Michiquillay es un yacimiento difícil y tiene una renta muy marginal. Si no se dan las condiciones económicas, es muy complicado seguir adelante porque la inversión que demandaría el proyecto es muy grande”, comentó en diálogo con El Comercio José Miguel Morales, director la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE).

Como se conoce, Michiquillay fue devuelto al Estado por Anglo American a fines del 2014. El camino que ahora queda para desarrollar el proyecto es que el Gobierno lance una licitación pública internacional para convocar a nuevos inversionistas.

Para impulsar una próxima licitación de Michiquillay y alentar las inversiones en el sector minero, Morales dijo que es positivo las políticas del Gobierno para destrabar proyectos, pero que aún se requiere una legislación adicional en materia de conflictos sociales y estándares ambientales.

“Un camino para desarrollar Michiquillay es que salga en conjunto con los demás proyectos de Cajamarca porque de esa manera habrá sinergias. Se va a requerir una empresa grande para sacar todos los proyectos de Cajamarca, por eso es vital que el Estado ofrezca un marco jurídico que brinde seguridad al inversionista”, acotó Morales.


LEAVE A REPLY