Los expresidentes Luiz Inacio Lula da Silva, Dilma Rousseff, dos de sus ministros; al menos otros cinco ministros del actual gobierno de Michel Temer; presidente del Senado, varios senadores; presidente de la Cámara de Diputados; más de 130 políticos y líderes de grandes partidos como del gobierno o sus aliados, otras decenas de funcionarios, gobernadores, autoridades federales y municipales…

Los nombres son parte de la polémica ‘Lista Janot’ que fueron filtrados por medios brasileños el pasado martes, día en el que el fiscal de la nación, Rodrigo Janot pidió al Supremo Tribunal Federal (STF) que se abran 83 nuevas investigaciones a políticos y funcionarios, en base a 950 confesiones de 78 exejecutivos de la constructora brasileña Odebrecht, firma que supuestamente pagó multimillonarios sobornos.

Los expedientes se encuentran bajo secreto de sumario.

Un ministro de Temer comparó la ‘lista Janot’ con el impacto de una bomba nuclear. “Ahora solo puedo ver el hongo de humo. Vamos a esperar para saber quién murió, quién resultó herido y quién tiene oportunidad de escapar”, citó en un artículo Bernardo Mello Franco, columnista del diario Folha de Sao Paulo.

Ayer, un día después del escándalo con la nueva lista, Temer se reunió con el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia y el presidente del Senado, Eunicio Oliveira, quienes supuestamente también fueron parte de la red de corrupción de Odebrecht. En la cita también estuvo el presidente del Tribunal Supremo Electoral, Gilmar Mendes, publicó Mello Franco en su cuenta de Twitter.

En el STF hay preocupación por el sorprendente volumen del proceso, que ahora está en manos del juez Edson Fachin, quien decidirá si cada investigación debe ser abierta o archivada y no tiene plazo para decidir sobre los pedidos, publicó folha.uol.com.br.

El material –que incluye unos 500 GB de archivos digitales– será divulgado cuando lo ordene el juez Fachin, publicó la agencia AFP.

Según información publicada por O Globo, en las confesiones sobre Lula se menciona que el expresidente de la constructora Marcelo Odebrecht dijo que la firma hizo supuestos pagos al exmandatario del Partido de los Trabajadores y reveló que la compañía, presuntamente, conserva una cuenta a nombre de Lula, a fin de mantener el partido del exgobernante influyente después de dejar la Presidencia. La cuenta sería gestionada por Antonio Palocci, indica el medio.

Según O Globo, la información de las confesiones de Odebrecht se compartirá a partir de julio con otros países que han solicitado. La firma brasileña es una de las principales implicadas en la red de corrupción de Petrobras, que salió a la luz por la operación Lava Jato. (I)


LEAVE A REPLY