Silvia Marin Martín

Un grupo de científicos de la Universidad de Maryland ha confirmado la existencia de los cristales de tiempo. Este descubrimiento, hasta hace solo dos años era tan solo una fantasía, pero ahora deja abierta la puerta a nuevas formas que todavía no se han explorado de la materia y esto hará que se tenga que crear una nueva rama de la Física. El descubrimiento aún no tiene muy claro para que servirá.

Una de las revistas más prestigiosas especializada en temas de ciencia llamada Nature ha publicado una investigación que ha realizado un equipo que pertenece a la Universidad de Maryland; con este trabajo se confirma el hallazgo de una nueva materia que creía que eran algo imaginario o imposible. Dentro del mundo científico para que tu trabajo sea valorado tiene que ser publicado por una revista con mucho prestigio y que sean apoyados por razones de peso y otros compañeros especialistas en el tema. Fue entonces cuando hace un año la Universidades Maryland y Harvard comunicaron que habían conseguido crear cristales de tiempo, la comunidad científica no le puso mucha atención, puesto que sus experimentos no estaban abalados por ninguna revista especialista que lo publicara.

La divulgación en este momento de la investigación, se corrobora que existe y el nacimiento de una nueva rama de la física, dando un giro a todas las leyes que teníamos hasta el momento y abriendo las puertas a mundos de nuevos materiales que no conocíamos que están en incesante movimiento.

La investigación sobre los cristales era una de las propuestas que tuvo el Noble de Física Frank Wilczek en el 2012, que contaba que este nuevo material tendría capacidad de movimiento perpetuo y no se repetiría en el espacio, esto haría que se rompieran las leyes de la física que teníamos hasta el momento. Todo este experimento se pensaba que era una ilusión, y sería complicado demostrarlo; pero cuatro años en el laboratorio hizo que dos equipos distintos con distintos métodos, salieron diciendo que habían logrado hacer cristales de tiempo.

Para poder entender esto debemos saber que este tipo de cristales no son los que todos conocemos como los diamantes, esmeraldas, copos de nieve o la sal, que los podemos encontrar en estado físico dentro del espacio y que continúan parados gracias a los átomos que los forman y hacen que sus patrones tridimensionales se repitan debido a que se encuentran en constante movimiento. En la parte contraria, los cristales de tiempo tienen átomos que no se mueven el espacio, pero sí en el tiempo, esto hace que su forma no se repita el espacio y por consiguiente dejándolo estar en movimiento continuamente.

Como este tipo de cristales están en movimiento continuo, por eso estos rompen el equilibrio haciendo que no paren de moverse a través del tiempo y terminando con la única teoría conocida hasta el momento, donde los cristales que ya conocíamos, como el caso del rubí, tienen un equilibrio necesario para mantenerse inmóvil, y esto es porque sus átomos están parados y son incapaces de mantenerse inmóvil, y esto es consecuencia de que sus átomos son inmóviles y son incapaces de realizar alguna energía para moverse.

En la Universidad de Maryland el equipo que llegaba trabando en este experimento dos años, llego a demostrar su teoría gracias a un ensayo que hicieron con iones, que son átomos cargados con electricidad, que pertenecían al elemento Iterbio. Los científicos comenzaron a realizar un campo eléctrico ideal en donde consiguieron levitar hasta diez iones sobre una superficie sólida; más tarde, con la ayuda de un láser fueron disparando y golpeando con un ritmo establecido a cada uno de los iones que finalizaron haciendo volteretas que se repetían en el tiempo; esto fue lo que les abrió los ojos y vieron que los científicos había conseguido un cristal del tiempo, fue que al hacer las volteretas, el átomo era la mitad de rápido que el disparo del láser realizar las volteretas, el átomo era la mitad de rápido que el disparo del láser, siendo un movimiento extraño dentro del campo cuántico y confirmando la existencia del cristal de tiempo.

Aún no saben muy bien la aplicación que pueden dar a este nuevo descubrimiento, pero se piensa que pueden llegar a ser muy útiles para la computación cuántica, que será capaz de usar qubits para agrandar el campo físico y matemático con la realización de nuevos algoritmos; además se cree que este nuevo hallazgo puede ayudar a darle comprensión más profunda a la teoría del tiempo que continua teniendo muchos interrogantes que vuelve loco a los científicos.


LEAVE A REPLY