El Ministerio Público anunció su decisión de investigar a Alejandro Toledo por el presunto delito de colusión. El ex presidente ya es indagado por los delitos de tráfico de influencias y lavado de activos por presuntamente haber recibido una coima de US$20 millones de parte de la empresa brasileña Odebrecht a cambio de favorecerlos con la licitación de dos tramos de la carretera Interoceánica.

A través de su cuenta de Twitter, la fiscalía también señaló que esta disposición “se extiende a otros implicados por el caso”, quienes son Jorge Barata, ex representante de Odebrecht en el Perú, y Josef Maiman, amigo de Alejandro Toledo a cuyas cuentas bancarias habría llegado el dinero de la constructora brasileña.

Cabe anotar que, ayer, el Poder Judicial rechazó el pedido de excepción de prescripción del delito de tráfico de influencias, presentado por la defensa de Alejandro Toledo por el Caso Odebrecht.

La defensa del ex mandatario argumentó que el plazo para que la fiscalía investigue por tráfico de influencias ya venció en noviembre del 2012. Ello, detallaron, debido a que el “pacto criminal” con Jorge Barata fue en el 2004 y hasta la fecha han pasado 13 años, cinco más de lo que establece la ley.

Sin embargo, el juez Richard Concepción señaló que el plazo de prescripción del delito de tráfico de influencias se cuenta desde el último depósito que habría hecho Odebrecht a cuentas off shore, vinculadas a Josef Maiman, para Alejandro Toledo y no desde la reunión con Barata.


LEAVE A REPLY