Deadpool ha vuelto. De momento, solo con un teaser, pero el vídeo contribuye a aumentar la expectación hacia la secuela de una de las mayores sorpresas cinematográficas del año pasado. El actor y productor Ryan Reynolds publicó ayer en su cuenta de Twitter el primer avance del segundo episodio del superhéroe quizás más gamberro e irónico de Marvel.

La primera película se estrenó en febrero del año pasado y empezó a acumular récords en las salas. Se trataba de un filme a priori menor, con un presupuesto reducido respecto a las superproducciones de superhéroes, centrado en un secundario de los X-Men, poco conocido por el gran público. Sin embargo, su humor negro y sus riesgos -el filme asumió el sello R, es decir, no recomendado a menores de 17, con tal de mantener su violencia explícita y sus palabrotas- convencieron a público y críticos, hasta convertirla en la novena película más vista del año pasado en el mundo, con 737 millones de euros recaudados.

De ahí que se confirmara una secuela, de nuevo con Reynolds en el papel que ha rescatado su carrera. Y empezaron los rumores sobre las novedades, como la posible presencia de Cable, un personaje muy querido del universo Marvel. En los últimos días, varios medios estadounidenses han apuntado que Russel Crowe podría interpretar ese papel.

El director de la primera entrega, Tim Miller, decidió en cambio abandonar el proyecto, precisamente por “discrepancias creativas” con Reynolds, según informó en octubre la web especializada Deadline. El estreno del filme está previsto para el 12 de enero de 2018, y será dirigido por David Leitch, conocido hasta la fecha sobre todo por hacer de doble en decenas de célebres películas. Otro riesgo más. Para Deadpool, es marca de la casa.


LEAVE A REPLY