El tipo de montaje audiovisual afecta a la frecuencia de parpadeo de los espectadores, según un estudio hecho por investigadores de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y de la División de Neurociencias de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla.

El estudio, publicado en la revista Scientific Reports, del grupo Nature, también ha descubierto que los profesionales que trabajan en el sector audiovisual parpadean menos que el resto de personas.

Según los investigadores, los resultados del trabajo se pueden aplicar en entornos de creación de productos audiovisuales así como pacientes con déficit de atención o con problemas visuales, como visión borrosa, cansancio de la mirada o síndrome de ojo seco.

El ‘estio MTV’

La investigación ha concluido que el estilo de montaje caótico y sin continuidad, conocido como estilo MTV, asociado a los videoclips, inhibe la frecuencia de parpadeo en los espectadores, ante estilos de edición más convencionales, como el plano secuencia y el propio de las películas clásicas de Hollywood.

Los investigadores, que han analizado con electromiografía la movilidad visual de 40 personas, 20 de ellas profesionales del audiovisual, advierten que el parpadeo es un marcador de atención que ha sido previamente asociado a la comprensión narrativa de los contenidos.

Investigaciones previas habían demostrado que el parpadeo se veía afectado por los contenidos de las narraciones, tanto en situaciones audiovisuales, como en situaciones de comunicación oral directa.

En esta investigación, los expertos han demostrado que la forma del montaje audiovisual también afecta la frecuencia de parpadeo, de modo que la frecuencia del parpadeo se ve afectada tanto por las narrativas como la forma de los contenidos audiovisuales consumidas.

Diferencias entre profesionales y no profesionales

Los investigadores de la UAB y de la Universidad Pablo de Olavide también han comparado las diferencias perceptivas entre los profesionales del audiovisual, como los montadores, y los no profesionales del medio.

Así, han descubierto que “los profesionales del audiovisual que están constantemente tomando decisiones asociadas al montaje narrativo, inhiben de manera muy significativa la frecuencia de parpadeo ante estímulos audiovisuales”.

“Esto quiere decir que la profesionalización audiovisual modifican su comportamiento visual“, han concluido los investigadores, que creen que estos resultados pueden ser de interés para aplicarlos en entornos de creación de audiovisuales interesados en trabajar la atención, desde crear audiovisuales de entretenimiento, películas, programas de televisión, publicidad o trabajar con pacientes con déficit de atención.

La baja frecuencia de parpadeo se asocia a visión borrosacansancio de la mirada e incluso el síndrome de ojo seco, por lo que los estudiosos consideran que estos resultados también pueden ser de interés en entornos clínicos con pacientes con problemas visuales derivados de una baja frecuencia de parpadeo.

En este sentido, el estudio advierte que los profesionales del sector audiovisual deberían tener “un especial cuidado con su vista”, sometida a esfuerzos superiores debido a la disminución del parpadeo.

En este trabajo, que han llevado a cabo Celia Andreu-Sánchez y Miguel Ángel Martín-Pascual, investigadores del grupo Neuro-Como y profesores de Ciencias de la Comunicación de la UAB, y Agnès Gruart y José María Delgado-García, investigadores de la División de Neurociencias y catedráticos de la Universidad Pablo de Olavide, también han participado profesionales de RTVE.


LEAVE A REPLY