Felipe Sánchez

La canciller colombiana, María Ángela Holguín (Bogotá, 1963), es uno de los principales miembros del Gobierno de Juan Manuel Santos, en cuyo Gabinete ha permanecido desde la llegada del mandatario a la presidencia en 2010. Exembajadora en Venezuela y ante Naciones Unidas, recibió el Ministerio de Exteriores cuando las relaciones de Bogotá con los Gobiernos venezolano y ecuatoriano estaban destrozadas por las diferencias ideológicas y la supuesta colaboración de Quito y Caracas con la guerrilla de las FARC.

Tras cerca de siete años como jefa de la diplomacia, Holguín cuenta entre sus logros la normalización del vínculo con los países vecinos —entorpecido por la crisis humanitaria que desató Maduro en 2015 con la expulsión de miles de colombianos y el cierre de la frontera—, así como haber sido negociadora en La Habana de los acuerdos de paz con la guerrilla, cuya implementación ya está en marcha. A su paso el miércoles por Madrid, la diplomática habla sobre la política exterior de Colombia ante la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, la crisis de Venezuela y el desarrollo del proceso de paz.

Pregunta. ¿Qué espera Colombia de la relación comercial con el Gobierno de Trump?

Respuesta. La relación con Estados Unidos ha sido bipartidista, con Gobiernos republicanos y demócratas, con ambos hemos tenido una magnífica relación de cooperación. Tenemos una hoja de ruta que creemos que vamos a seguir. Tuve una conversación con el secretario [de Estado Rex] Tillerson. El presidente [Santos] tuvo una conversación con Trump. Esa fue la línea en ambas conversaciones, la de seguir trabajando juntos. Obviamente, entendemos los mensajes del Gobierno estadounidense en cuanto a los temas comerciales y creemos que tenemos que fortalecer nuestro comercio interregional, con otras áreas. El presidente Santos va a plantearle a los países de la Alianza del Pacífico [Chile, México y Perú] nuevos tratados comerciales con otros mercados. Vemos que tenemos que diversificar nuestro comercio, mirar otros horizontes, en caso de que cualquier tipo de políticas proteccionistas puedan afectar la relación comercial con Estados Unidos.

P. ¿Colombia tiene la garantía de que Trump va a apoyar la aplicación del proceso de paz?

R. Lo que tenemos son unos mensajes de complacencia con la situación que se está viviendo por parte de miembros del Gobierno [estadounidense]. Saben las bondades que representa para Colombia el proceso de paz, acabar 50 años de conflicto, y lo que a todos les puede beneficiar. En el tema específico de drogas es clarísimo que el beneficio será también para Estados Unidos.

P. Álvaro Uribe tiene el apoyo de congresistas republicanos críticos con los acuerdos con las FARC. ¿Qué tipo de amenaza representan esas gestiones?

R. No creo que sean ninguna amenaza. El Gobierno de Trump tiene un panorama de lo que pasa en Colombia mucho más amplio de lo que simplemente puede decir el expresidente Uribe. Está, por ejemplo, el general [John] Kelly [jefe del Departamento de Seguridad Nacional], que estuvo en el Comando Sur, que tuvo una relación muy estrecha con Colombia, que sabe exactamente cómo ha sido este proceso, que tiene una cercanía con generales y ministros de Defensa e información de muchas fuentes sobre cómo es el proceso de paz, no solamente la de unos senadores.

P. ¿Cuál es la posición del Gobierno colombiano frente a la construcción del muro de EE UU con México?

R. Todos los muros son negativos. No vemos cómo nos vamos a integrar como región si estamos pensando en muros. En las fronteras debe haber buenas relaciones, buenas políticas. Hoy hay varios cientos de kilómetros de muro entre EE UU y México ya construido. No creo que haya mejorado para nada la situación migratoria ni el relacionamiento entre los dos países. Al contrario, parece que tiene que haber una inversión mayor en lo social, en lograr que los países tengan un mejor nivel de desarrollo. ¿Qué mejor que a su vecino le vaya bien, que su gente esté bien, para tener una buena relación?

P. ¿Por qué Colombia no ha sido más activa en la búsqueda de una solución a la crisis venezolana?

R. El camino es el diálogo entre venezolanos. Eso es lo que hemos apoyado y lo que vamos a seguir apoyando. Hemos respaldado los esfuerzos que ha hecho el expresidente [del Gobierno español José Luis Rodríguez] Zapatero y el expresidente [panameño] Martín Torrijos, porque la salida para Venezuela tiene que ser estable y democrática, y eso se da a través del diálogo. Nosotros no le vemos otra salida.

P. ¿Qué garantías de seguridad van a tener los exiliados que regresen al país tras el fin de la guerra? Hay un repunte en el asesinato de líderes sociales.

R. Son casos puntuales, se están investigando. Pero 10 o 14 personas no dan para que todos los exiliados… el Gobierno colombiano ponga sus recursos en seguridad. El país es mucho más seguro y las cifras son evidentes en eso.


LEAVE A REPLY