La plana mayor de Graña y Montero presentó esta noche su renuncia en una sesión de directorio convocada por el saliente presidente de la empresa, José Graña Miró Quesada. Junto con él dejan la empresa el director Humberto Graña Acuña y el gerente general corporativo Mario Alvarado.

“Esta decisión la tomaron en el contexto de la terminación del contrato del Gasoducto Sur Peruano, las falsas imputaciones realizadas por el ex representante de Odebrecht y la caída de la acción, priorizando el futuro de Graña y Montero y sus más de 30 mil colaboradores, con el objetivo además de demostrar que lo que hoy se atribuye a la empresa es falso”, afirma el hecho de importancia enviado por la empresa a la Superintendencia del Mercado de Valores.

Las renuncias se harán efectivas a partir del 2 de marzo. Luis Díaz Olivero asumirá como nuevo gerente general corporativo. Venía desempeñándose como gerente general adjunto desde hace unas pocas semanas. Inició su carrera en la empresa como practicante y ocupó diversos puestos gerenciales en los últimos años, incluida la gerencia general de la división petrolera, la gerencia corporativa de infraestructura y la gerencia corporativa de operaciones.

Asimismo, se recompondrá el comité de apoyo gerencial del directorio. Este será presidido por Federico Cúneo y estará compuesto por los directores independientes Mark Hoffman, Hugo Santa María y Pedro Pablo Errázuriz.

DECLARACIÓN

“A lo largo de sus 83 años Graña y Montero ha demostrado, a través de sus acciones, ser una empresa honesta, íntegra y transparente. La conducta inaceptable que se le pretende imputar es completamente ajena a sus valores empresariales”, dijo la empresa en un comunicado.

“Voy a dedicarme a demostrar el correcto proceder de Graña y Montero”, añadió Alvarado en el comunicado.

REACCIÓN

Para Aldo Ferrini, gerente general de AFP Integra -cuyos fondos de pensiones son accionistas de Graña y Montero- la decisión es acertada. “Independientemente de que haya culpabilidad, la cual no ha sido demostrada, se ha puesto por delante la continuidad de la compañía, pues se encapsula el problema de corrupción”, afirmó en declaraciones a El Comercio.

“Son cambios importantes y el análisis desde dentro de la compañía será más objetivo. Eso da transparencia a la compañía hacia delante y ayuda a que la empresa consiga el financiamiento necesario para continuar con sus labores”, añadió Ferrini.

Mañana por la tarde está programada una junta extraordinaria de accionistas de la empresa.


LEAVE A REPLY