La historia de la banda se inicia a comienzos de la década de los 70 en los campamentos del Club de Líderes que solían realizar los hijos de los socios del Country Club El Bosque. Es allí donde se conocen los adolescentes Carlos Vargas, Humberto Reynoso y Roberto Cadow, todos ellos aficionados a la música. Ellos rápidamente entablan amistad y comienzan a tocar canciones junto a otros muchachos que años más tarde tendrían que ver con la banda, como es el caso de Ricardo García. Por el momento,la música era para ellos un hobbie de adolescentes que pasaban los fines de semana en el club sin imaginar que este sería el inicio de una de las bandas que formaron parte de la escena comercial del rock peruano de los 80.

Años más tarde, Carlos Vargas y Roberto Cadow se van del país por motivos de estudios. Vargas viaja a España para estudiar Economía y estando allí prosigue con su afición musical pues compone e interpreta temas propios de la época universitaria, tocando en varios clubes y colegios universitarios de la Madre Patria. Por su parte, Roberto emigra a Alemania donde cursa la carrera de Administración sin descuidar para nada su faceta de guitarrista y en sus visitas a pubs teutones asimila las influencias musicales de los grupos más reconocidos del citado país, dedicandose luego a tocar en algunos locales germanos en paralelo a su carrera universitaria. Humberto Reynoso es el único que permanece en Lima pero había dejado a un lado su vida musical por razones de estudios y de trabajo.

De regreso a la capital, Carlos Vargas y Roberto Cadow se reencuentran con su viejo amigo Humberto Reynoso y juntos vuelven a sus tocadas de añtaño, pero esta vez deciden hacer un proyecto serio con miras a incursionar en el medio musical peruano con una propuesta musical basada en las influencias musicales que Vargas y Cadow habían adquirido en Europa e interpretada en nuestro propio idioma. Es así como se va formando el grupo: Carlos Vargas en la voz principal y segunda guitarra, Roberto Cadow en la primera guitarra y segunda voz y Humberto Reynoso en el bajo. Para completar el grupo convocan primero a Ricardo García, uno de los entonces muchachos con quien compartían los campamentos en el Club El Bosque en los años setenta y luego llaman a Genaro Sangio, sobrino del renombrado músico y compositor Miguel “Chino” Figueroa y a quien Carlos conoce en el Circolo Sportivo Italiano, club del cual ambos era socios.

En 1987, los cinco integrantes de la novel banda Licencia Previa inician los ensayos en la casa de la esposa del vocalista Carlos Vargas, dónde poco a poco surgen las composiciones que pronto serían llevadas al disco. Luego realizan algunas tocadas menores que sirven como préambulo a la grabación y mezcla de su primer larga duración. El citado álbum se registra en los primeros meses de 1988 en los estudios La Naranja de Miraflores contando con la producción musical de Jimmy Martinez y también de Carlos Vargas y Roberto Cadow y cuyas temas son compuestos en su totalidad por el primero. Dichas composiciones estaban bastante influenciadas por algunos grupos españoles como Hombres G, esto producto de los años en que Carlos Vargas radicó en el Viejo Continente.

Una vez finalizada la grabación del largo y con el producto listo para ser lanzado al mercado, el baterista Ricardo García deja la banda por razones de fuerza mayor y es reemplazado por el joven Renzo Banino, un sobrino de cariño de una amiga de Vargas y quien había vivido varios años en los Estados Unidos, dónde había acumulado experiencia con las baquetas. Tras el cambio de integrante en el seno de la banda, el sello Delta Discos ficha a Licencia Previa y edita su primer LP titulado No estamos solos en Setiembre de 1988, lo cual causa sorpresa en la movida comercial de entonces pues se trataba de una agrupación que, aunque no había realizado grandes conciertos y menos había hecho sonar sus canciones en las radios, había registrado temas con los ingredientes para ser éxitos, y por ello daría mucho que hablar.

Inmediatamente, el grupo empieza todo una labor de promoción de su ópera prima ofreciendo entrevistas en varias emisoras de entonces y presentaciones en algunos programas de TV en los cuales fueron dando a conocer sus canciones. El primer sencillo del mencionado álbum fue La fiesta del hombre lobo, el cual ingresa al ranking de Studio 92 FM, una de las radios que apoyó a Licencia Previa. Luego fueron difundidos, aunque con menor suerte en las listas de popularidad, los cortes Que te quiero, La chica de la tele, La lluvia y Dama de hielo. Empero, el grupo recibe fuertes críticas de algunos medios escritos especializados por la calidad de sus canciones, con letras bastante sencillas y música fácil de ejecutar. Esto hace que Licencia Previa se preocupe por mejorar su nivel musical y lírico lo cual se vería reflejado en futuros trabajos de los liderados por Carlos Vargas.

LICENCIA PREVIA-LA FIESTA DEL HOMBRE LOBO(1988)

Paralelamente a la rotación radial de varias de sus canciones, Licencia Previa ofrece escasas presentaciones, esto debido a que sus miembros no se dedicaban a la banda a tiempo completo. De esas tocadas, la más resonada fue en El Gran Reto organizada por Radio 1160 y en la que comparten escena con algunos de los grupos más populares de la época como RIO, Dudó, Anexo 3, Paradero, Clip, Siberia, entre otros. Tras ello, el grupo prepara nuevas composiciones con miras a lanzar al mercado su siguiente trabajo discográfico. A diferencia de No estamos solos, los surcos a incluirse en este largo estaban mucho más trabajados musicalmente e influenciados por el rock norteamericano y británico. Sin embargo, las letras de las canciones mantenían las características del LP antecesor.

En 1989, a pocos meses de haberse lanzado al mercado el LP No estamos solos, Licencia Previa ingresa a los estudios de los Hnos Maeshiro para grabar y mezclar su segundo larga duración al cual titulan La Mini de Lily y el que saldría a la venta poco tiempo después, siempre bajo la etiqueta Delta. Empero, por razones personales, el vocalista y compositor Carlos Vargas, se retira del grupo cuando el segundo LP ya estaba camino a ser lanzado. Debido a este impase, la disquera se opone a la edición y posterior comercialización de esta placa discográfica, hasta que finalmente ve la luz a mediados de 1989 pero a la semana de haber salido a la venta es retirado del mercado con lo cual este segundo disco aborta comercialmente hablando. De este LP Probemos esta vez fue el único surco en ser irradiado y rankeado en las radios locales.

El grupo continúa ensayando nuevas canciones, esta vez en la casa de Renzo Banino en Miraflores y, para cubrir la plaza de Carlos Vargas, se prueban varios cantantes entre los que sobresalen los reconocidos Gianmarco y Samir, pero no se llega a ningún acuerdo con ellos pues estos querían la banda llevara el nombre de cada uno como solista y el resto de la banda quería mantener el nombre de Licencia Previa. En 1990 el ciclo de la banda entra en un receso largo hasta que tres años despues reaparece en escena con obvios cambios en su formación: Roberto Cadow pasa a ser la voz principal y primera guitarra y su anterior puesto es tomado por el joven guitarrista Daniel Griffin, por entonces miembro del grupo Corbeta Blanca y a quien su amigo de infancia Genaro Sangio invita a unirse a la banda. Tras un puñado de recitales en pubs y discotecas limeñas, Licencia Previa finalmente se disuelve en 1993.


Fuente: web

LEAVE A REPLY