El jefe del Gabinete Ministerial, Fernando Zavala, precisó que el Perú ha elegido el camino de la extradición para el retorno al país del ex presidente Alejandro Toledo, sobre quien pesa una orden de prisión preventiva de 18 meses por recibir sobornos de Odebrecht. Agregó que el Ejecutivo seguirá la misma línea fijada por la fiscalía y el Poder Judicial.

“El procedimiento que existe hoy es el de la extradición. Sin perjuicio de eso, también existe un procedimiento a nivel del Departamento de Estado. El procedimiento que hoy está en marcha es el de la extradición a través de la solicitud del Poder Judicial”, manifestó al ser consultado por El Comercio durante una conferencia de prensa.

Zavala también evitó decir si en la reunión bilateral que el presidente Pedro Pablo Kuczynski sostendrá la próxima semana con su homólogo estadounidense Donald Trump se abordará la situación de Toledo, investigado por los presuntos delitos de tráfico de influencias y lavado de activos.

“Esta es una visita importante, es la primera vez que el presidente Kuczynski se va a entrevistar con el presidente Trump. Hay muchos temas que se van a discutir ahí, pero sobre todo tiene que ver con la profundización de las relaciones bilaterales”, subrayó.

El último domingo, PPK sostuvo una comunicación con Trump, en la que entre otras cosas le planteó que estudie la posibilidad de deportar a Alejandro Toledo para que sea procesado en Lima.

“El presidente Kuczynski solicitó a Donald Trump evaluar, en el marco de las competencias que la ley de migración de ese país brinda al Departamento de Estado, la opción de deportar a Toledo al Perú con el fin de que sea sometido a la justicia”, informó la Cancillería peruana en un comunicado.

Pese a que Interpol lanzó una alerta roja para ubicar a Toledo en 190 países, Estados Unidos ha solicitado a Lima que justifique los motivos por los que debe detener al ex mandatario para que un juez local proceda a pedir su captura.

El Ministerio del Interior sospecha que Alejandro Toledo, profesor visitante de la Universidad de Stanford, está en San Francisco (oeste) y ofrece S/100.000 a quien ayude a capturarlo.

Se le acusa de tráfico de influencias y lavado de activos. La Fiscalía se basa en testimonios y documentos del exrepresentante de Odebrecht en Perú, Jorge Barata, quien aseguró que entregó el dinero a Toledo a través de las cuentas de un amigo de éste, el empresario peruano-israelí Josef Maiman.

Con ese dinero, según la fiscalía, se pagó hipotecas y propiedades en Perú vinculadas a Alejandro Toledo a través de una empresa off shore.

En una publicación en Twitter el domingo en la noche, sin precisar su paradero, el ex presidente aseguró que nunca se fugó, ya que no estaba procesado cuando dejó el país.

“El juzgado en Lima no solicitó mi testimonio para ayudar con su investigación. Al contrario, me acusó de delitos que no he cometido y que el juzgado no puede comprobar”, comentó. El ex mandatario no precisó si retornará al Perú.


LEAVE A REPLY