Roger Hernández

El juez Richard Concepción Carhuancho decidió la suerte de Alejandro Toledo. El magistrado del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria dictó 18 meses de prisión preventiva para el ex jefe del Estado por haber recibido, presuntamente, coimas de Odebrecht por US$20 millones por la adjudicación de los tramos 2 y 3 de la carretera Interoceánica Sur.

Sin embargo, a pesar de lo dictado en la Sala Penal Nacional, los siguientes pasos en el proceso dependerán de dónde se encuentre el líder de Perú Posible.

Heriberto Benítez, abogado de Toledo, aseguró hoy que no existen suficientes elementos para que se dicte prisión preventiva. En lugar de ello, solicitó que se le imponga reglas de conducta. El pedido fue desestimado por el juez.

Paolo Aldea, también defensor del ex mandatario, aseveró que la estrategia legal de la defensa de Alejandro Toledo evalúa varias opciones, entre las que resalta el pedido de prescripción por el presunto delito de tráfico de influencias.

Sobre ello, expertos en derecho penal coincidieron, en diálogo con El Comercio, en que la orden de prisión preventiva dependerá de dónde acuda Toledo, independientemente de la estrategia de su defensa.

Repasamos, por tanto, las posibilidad del ‘chacano’ sobre los lugares a los que podría arribar, teniendo en cuenta el pedido de prisión preventiva ordenado en su contra por el juez Concepción Carhuancho esta noche, y un eventual pedido de captura internacional.

1. Retorno al Perú
Protagonistas del escenario político local han calculado que el líder de Perú Posible no retornará al Perú, al menos de momento, para cumplir con lo solicitado por el PJ y enfrentar las pesquisas que emprenderá la fiscalía.

No obstante, la decisión de volver al país y enfrentar la investigación preparatoria del fiscal Hamilton Castro pasará únicamente por cuenta de Alejandro Toledo, quien, de seguro, brindaría más confianza a sus adeptos si es que optara por la mencionada alternativa.

El ex decano del Colegio de Abogados de Lima (CAL) y especialista en Derecho Penal, Mario Amoretti, había adelantado que era previsible que el juez Richard Concepción dicte mandato de prisión preventiva por 18 meses contra Toledo, dada la gravedad de las acusaciones en su contra.

“De venir al Perú iría directamente a prisión. [¿Podría acogerse a pedidos especiales?] No, porque se tomará en cuenta la edad que tenía Toledo cuando se cometió el delito. No podría acogerse al beneficio de la edad”, destacó en diálogo con El Comercio.

Asimismo, el experto agregó que en el supuesto caso de que Toledo decida retornar al Perú no gozaría de beneficios penitenciarios, incluyendo la comparecencia restringida.

“[Alberto] Fujimori luchó por lo mismo, pero no se le pudo conceder ello por la gravedad de sus delitos, lo mismo que ocurriría con Toledo”, mencionó.

Por su lado, el abogado penalista Carlos Caro estimó que, teniendo en cuenta que Alejandro Toledo tiene más de 65 años, la justicia valorará el Código Procesal Penal, el mismo que establece que podría cumplir arresto domiciliario durante el tiempo que duren las pesquisas.

Sin embargo, el experto indicó que, en vista de las últimas resoluciones contra el ex viceministro Jorge Cuba y su pareja Jessica Tejada, es probable que se pida prisión preventiva sin beneficios.

“Eso, claro, en caso de que venga al Perú, en caso de que él no quiera rehuir de la justicia. El juez, aun para quienes volvieron al país, impuso mandato de prisión preventiva. Y eso que estos señores tienen sobre sí unos delitos similares a los de Toledo. Se ha impuesto una pena fuerte. Bajo esta hipótesis, es probable que no tenga una comparecencia restringida”, calculó.

2. Extradición desde Estados Unidos
Caro y Amoretti coincidieron en que si el ex presidente Alejandro Toledo decide permanecer en Estados Unidos, una potencial extradición estaría al alcance de la justicia peruana.

“Indudablemente que sí. Dada la gravedad del delito de lavado de activos que se le atribuye a Toledo, hay una repercusión mundial. Estados Unidos está conectado al Perú respecto a delitos graves, como este”, sostuvo el ex decano del CAL.

Caro indicó, del mismo modo, que una extradición sería plausible, y que incluso la justicia estadounidense podría considerar, en el supuesto caso de que el asunto tome dimensiones muy mediáticas, cancelar el régimen migratorio del ex presidente.

“El panorama también le sería adverso. Ellos tienen una larga tradición de convenios con la justicia peruana respecto a extradición por delitos graves y mediáticos. Terrorismo, corrupción. De manera que dudo mucho de que Estados Unidos le pueda brindar asilo o un estatus especial”, consideró.

“Cuando un estado desea deshacerse rápido de un acusado hace referencia a temas de régimen migratorio. Van a su casa, lo levantan y se lo llevan al aeropuerto rumbo a su país de origen”, agregó Carlos Caro en diálogo con este Diario.

3. Hacia Israel
David Waisman, ex congresista de Perú Posible, ya ha adelantado que un potencial viaje a Israel por parte del ex presidente y su esposa, Eliane Karp, solo dilatarían el proceso en su contra, pues Toledo no tiene nacionalidad israelí, y no gozaría de los mismos beneficios que Karp.

“Si va a Israel, en medida de que no tenga nacionalidad israelí, el procedimiento podría ser un poco más largo, su retorno al Perú podría ser un poco más largo en la medida de que se demore con la traducción de los documentos oficiales”, dijo Carlos Caro.

El penalista también recalcó que, si bien no hay un tratado de extradición con la justicia de dicho país, los convenios no se aplican de manera automática, sino dependiendo de los casos.

“Los países deciden si devolver a un ciudadano o no, siempre depende del caso. Yendo al tema concreto, ya hay un precedente de que Perú, de buena fe y sin tratado, ha entregado a una persona a Israel en 2013. Puede pedirse lo mismo”, mencionó.

En ese sentido, Mario Amoretti señaló que si Alejandro Toledo viaja a Israel se podría aplicar el principio de oportunidad, dejando sin muchas chances al líder de Perú Posible de dilatar el proceso.

“Si él viaja a Israel ya existe un precedente de un caso. Un israelí que estaba justamente acusado de corrupción. Si bien no existe un tratado de extradición con dicho país, sí se aplicaría el principio de oportunidad. Este radica en que el Perú entregó en el pasado a una persona solicitada por Israel por lo que, en este momento, se le devolvería a un ciudadano peruano”, mencionó el penalista.


LEAVE A REPLY