Pocos grupos han alcanzado un éxito de tan vastas proporciones como el que alcanzó Gran Funk, a pesar de las negativas críticas de la prensa especializada. La formación original dio sus primeros pasos en Flint, Michigan, y estaba constituida por Mark Farner (nacido el 29 de septiembre de 1948), voz y guitarra, Mel Schacher (8 de abril de 1951) y Don Brewer (3 de septiembre de 1948), bajo y batería, respectivamente.

Terry Knight, un disc-jockey de Detroit al que Brewer había conocido cuando estaba en el grupo Pack, organizó el debut en vivo de Grand Funk Railroad, en Buffalo. Terry, personaje pendenciero e irascible, había quedado profundamente impresionado por la potencia de su música y había intuido inmediatamente que se convertirían en un emblema del hard rock americano. La mejor baza para su lanzamiento fue su actuación en el festival pop de Atlanta en julio de 1969; el rock-blues de Grand Funk, ferozmente amplificado por un potente equipo de sonido, fue clamorosamente acogido por 125.000 personas.

Aunque su nombre ya comenzaba a circular por el ambiente, no les resultó fácil conseguir un contrato. Finalmente, la compañía Capitol decidió arriesgarse. Fue una elección feliz. ‘On time’, publicado en 1969, a pesar de no emitirse por radio y de recibir terribles críticas, llegó al número uno en América y se convirtió en disco de oro en el espacio de pocas semanas. En este período tomó las riendas Terry Knight, convirtiéndose en una especie de “manager-padre”: respondía a las entrevistas, se ocupaba de la imagen de la banda, de las portadas de los discos, de la producción y de la publicidad.

En 1970 publicaron tres álbumes: ‘Grand Funk’, con la arrebatadora ‘Got this thing on the move’; ‘Closer to home’, donde muestran una discreta madurez, alternando temas duros con melodías como ‘Mean mistreater’ y ‘I’m your captain’; y, a final de año, con una estrategia aparentemente acertada, ‘Live album’, uno de los trabajos históricos del hard rock, un doble álbum de una potencia increíble que muestra los progresos del trío. Apoyado por una excelente sección rítmica, el musculoso Mark Farner tocaba la guitarra de un modo devastador y cantaba con una voz de notable amplitud, capaz de lanzar estridentes agudos y de realizar interpretaciones llenas de encanto.

A pesar de las deficiencias de la grabación, ‘Live album’ es un fiel documento de los conciertos que la banda dio en aquellos años. Temas como ‘Paranoid’, ‘Heartbreaker’ o el larguísimo ‘lnto the sun’ resisten bien el implacable paso del tiempo. Entre álbumes y singles, Grand Funk, a finales de 1970, habían vendido discos por un total de cerca de cinco millones de dólares, cifras que fueron superadas, dado que los siguientes discos se convertirían en discos de oro antes de salir a la venta, gracias a los pedidos hechos con antelación.

Con ‘Survival’ del que es imposible olvidar la durísima versión de ‘Gimme shelter’, de The Rolling Stones, Grand Funk Railroad también arrasaron en Inglaterra, nación notoriamente hostil a los grupos extranjeros, y en el resto de Europa. ‘E pluribus Punk’ (1972) fue otro bombazo para la banda, pero a pesar de ello decidieron despedir al artífice de su éxito, su manager Knight, sustituido primero por John Eastman (padre de Linda McCartney) y luego por Andy Cavaliere. En la grabación de ‘Phoenix’ (1972) también participó el teclista Craig Frost. Nacido en Flint el 20 de abril de 1948, viejo amigo de los tres miembros del grupo, Craig contribuyó a dar más cuerpo y a hacer más lineal su sonido, como demuestra la bellísima ‘Flight of the Phoenix’.

En 1973 se publicó ‘We’re an american band’, que se convirtió en el símbolo de Grand Funk. Es un disco extremadamente brillante y de gran calidad, sobre todo la canción que le da título, la durísima ‘Black Iicorice’ y ‘The railroad’, que se inicia con un solo de voz y piano verdaderamente arrasador. ‘Shinin on’ (1974) fue un paso en falso, pero con el siguiente álbum, ‘All the girls in the world beware’, en el que Grand Funk bromean con su fama de infatigables amantes, el error quedó enmendado, como evidencian las baladas ‘Bad times’ y ‘Memories’, así como ‘Born to die’, tema de título “filosófico”, y sobre todo, ‘Good singing good playing’, producido por Frank Zappa, autor, entre otras cosas, del estupendo solo de guitarra en ‘Out to get you’.

En 1976 se publicó ‘Caught in the act’, un doble álbum en directo grabado durante su gira de 1975. Sin embargo, la crisis no se hizo esperar y el grupo se separó antes de fin de año. Tras dos buenos discos grabados por Mark Farner en solitario, ‘Mark Farner’ (1977) y ‘No frills’ (1978), con la compañía Atlantic, y estimulados por el “retorno” del rock duro de principios de los años ochenta, Grand Funk Railroad se reunieron de nuevo. El único que no regresó a la formación fue Schacher, que fue sustituido por Dennis Bellinger. ‘Grand Funk lives’, un título orgulloso, da la sensación de debut y algunos temas parecen abrirles un futuro esperanzador. Lamentablemente, el siguiente álbum, ‘What’s Funk’ (1983), resultó ser un desconcertante híbrido rock-dance, en el que sólo se destacaba la balada ‘It’s a man’s world’. Después, sus nuevos proyectos acabaron cayendo en el olvido.


DISCOGRAFIA

1969- On Time
1970- Grand Funk
1970- Closer to Home
1970- Live Album
1971- Survival
1971- E Pluribus Funk
1972- Phoenix
1973- We’re an American Band
1974- All the Girls in the World
1974- Shinin’ On
1975- Caught in the Act
1976- Born to Die
1976- Good Singin’, Good Playin’
1981- Grand Funk Lives
1983- What’s Funk?
1997- Bosnia
2006- Greatest Hits

LEAVE A REPLY