Mientras la tecnología y la digitalización avanzan, en lo que parece una inevitable sustitución de los trabajadores tradicionales, las empresas todavía rechazan la tecnología. Aunque parezca imposible en una era donde cada día se crean nuevos dispositivos, esta es una realidad comprobada mediante estudios.

Un reciente análisis de la firma Gartner reveló que, a pesar de las conocidas ventajas de los dispositivos móviles, las empresas continúan optando por ordenadores fijos y en su mayoría antiguos. Los equipos de mesa siguen siendo los favoritos de las empresas españolas, que se resisten a pasar a las tabletas, portátiles o incluso móviles.

Parece que en España la transformación digital no es tal, pues de acuerdo a Gartner, aunque 8 de cada 10 empleados españoles ha recibido un dispositivo de parte de su empresa, la mitad de ellos son anticuados ordenadores de sobremesa. El problema con estos dispositivos es que, además de resultar prácticamente obsoletos en el caso de los modelos más antiguos, no permiten una adaptación real a las nuevas modalidades de trabajo. Organizar reuniones o trasladarse dentro de la oficina con un ordenador de escritorio es imposible, y lo más preocupante es que si este tiene ya algunos años no solo incomodará al trabajador sino que afectará su productividad.

Solo el 36% de los empleados locales cuenta con un portátil o convertible, aunque se espera que esta cifra vaya en aumento. En cuanto a terminales personales, el mercado demanda que los trabajadores se encuentren cada vez más conectados, lo que no parece posible en un terreno donde solo el 23% de los empleados recibe un móvil de la empresa, destinado específicamente a asuntos laborales. Esta realidad pasa algo desapercibida pues más de la mitad de los trabajadores que utilizan un dispositivo de este estilo en su trabajo lo hace con un móvil de su propiedad, aunque no es lo correcto.

Estas variables pueden llevar a una incomodidad del personal con el equipamiento informático brindado por la empresa, haciendo inminente la necesidad de contar con una estrategia de dispositivos corporativos.


LEAVE A REPLY