El ranfañote es uno de los dulces típicos de la comida peruana. En los primeros años de la ciudad de Lima, este postre se consideraba ordinario y fácil de preparar. Hoy es considerado una joya de la gastronomía peruana.

Sobre su origen existen 3 teorías. La primera, sostiene que en la época del imperio incaico, no existían las comidas con sabores dulces en la dieta de sus habitantes. Por lo que recién con la llegada de los españoles, se introdujo la caña de azúcar, que rápidamente se cultivó por todo el Perú.

El azúcar y la miel de caña se hicieron muy populares, siendo combinadas con muchas de sus comidas. En aquella época era costumbre consumir el pan remojado en miel de caña. Este pan con miel fue evolucionando hasta que se convirtió en el ranfañote de nuestros días.

La segunda teoría, es sobre los esclavos negros, que utilizaron las sobras de comida de sus amos, como pan tostado, pedazos de queso fresco, coco, entre otros. Y que haciendo uso de su imaginación le agregaron la miel de caña. Esto originó posteriormente el ranfañote.

Finalmente, la tercera teoría, explica que durante la guerra entre el Perú y Chile en el siglo XIX, el pan tostado y el queso eran parte del rancho que recibían los soldados peruanos, quienes le agregaban miel. Esto derivó luego en el ranfañote.

Según algunos autores, la palabra ranfañote es calificada como un peruanismo. Es posible que la primera mención de este dulce, se diera en el cuadro costumbrista de mediados del siglo XIX llamado “Ranfañote” y se refiere a este dulce como un “grotesco dulce” limeño.


LEAVE A REPLY