Viviana Gálvez Cordova

El Gobierno firmó la adenda del contrato de concesión del aeropuerto de Chinchero, lo cual permitirá el inicio de la ejecución de las obras de este terminal aeroportuario. La modificación hecha al contrato ha generado críticas por parte de especialistas y políticos. Uno de ellos es el ex ministro de Economía y Finanzas, Alonso Segura, quien explicó por qué considera innecesaria la adenda y perjudicial para el Estado.

SOBRE LOS INTERESES
El gobierno ha señalado que la adenda que se firmó hoy en el Cusco le ha generado al Estado un ahorro de US$500 millones. Sin embargo, para el ex ministro de Economía y Finanzas Alonso Segura esto no es así. “Esos intereses realmente nadie se los hubiese aceptado, porque surgen de una suerte de pirámide financiera. Ni siquiera este gobierno [el del presidente Pedro Pablo Kuczynski] les aceptó esa propuesta -lo que se llama ‘endeudamiento garantizado permitido’-. Se los rechazó el 25 de noviembre. Lo que viene después [de esa fecha] es lo controversial”, indicó el ex funcionario.

► Aeropuerto de Chinchero: ¿Cuánto se ahorraría con la adenda?

Segura detalló qué factores considera irregulares en el financiamiento presentado por el concesionario Kuntur Wasi, y que habrían generado que el gobierno decida colocar desde el primer momento los US$265 millones necesarios para la construcción del aeropuerto.

Primero, la empresa no toma un crédito por US$265 millones. Toma uno por más de US$550 millones -aunque Segura tampoco sabe por qué la diferencia-. De esta forma, la tasa de interés que se debe pagar por ese crédito, ya no es de 7% sino de 14%, porque tienes el doble del capital principal.

►Mira las idas y vueltas de la construcción de Aeropuerto de Chinchero

Segundo, Kuntur Wasi habría incluido ciertos conceptos de estructuración financiera que usualmente son de responsabilidad del concesionario y no del Estado. “Inclusive, el informe de la CAF, que ellos citan [el gobierno], dice que en algunos casos esos costos están fuera de su rango de mercado. en algunos casos dice que son 20 veces lo que se cobra usualmente”, señaló el ex funcionario.

Tercero, el concesionario señaló que los intereses correspondientes a los primeros cinco años de la construcción del aeropuerto -posteriores a la etapa de movimiento de tierras- no estaban considerados en el monto que la empresa ofertó para ganar la concesión (US$265 millones), por lo que correspondía al Estado asumirlos. “Pero el Estado dijo muy claramente que sí se incorporaban”, refutó Segura.

► Corporación América: “Nuestro negocio más fuerte es el aeroportuario”

El ex titular del Ministerio de Economía y Finanzas explicó que el Estado había dicho, a través del regulador Ositran, que sobre los intereses que el concesionario obtuviera en el mercado financiero (de los bancos, por ejemplo), se debía agregar un adicional de del 2,5%. Segura afirmó que esta información fue publicada en la página web de Pro Inversión, por lo que es un documento oficial, que estaba disponible para los interesados en la concesión del aeropuerto de Chinchero.

“Eso nadie se los iba a aceptar”, señaló el ex ministro en relación a la propuesta del esquema de financiamiento del concesionario. “Eso no es conforme a lo que dice el contrato [de concesión]. Y por eso el gobierno anterior dio señales muy claras de que no iba a aceptar esto y si no se ponían serios se les caducaba [el contrato]. Pero como sabían eso, no lo presentaron sino hasta el 22 de julio. Entonces, ya era tarea básicamente de este gobierno”, dijo Segura. Y agregó: “El gobierno [del presidente Kuczynski] se tomó hasta fines de noviembre para tomar una decisión. No sé por qué se tomó tanto tiempo, porque era evidente que no se podía aceptar eso [el esquema de financiamiento propuesto por la empresa]”.

SOBRE OFERTAS
Kuntur Wasi ganó la concesión del aeropuerto de Chinchero ya que pidió el menor subsidio al Estado: US$265 millones. Las otras dos empresas que también estaban interesados en el proyecto pidieron US$348 millones y US$411 millones. Ese monto sería reembolsado por el Estado luego de cinco años, después de que el concesionario construya el aeropuerto. Al pedir el menor subsidio, Kuntur Wasi ganó la concesión.

Sin embargo, cuando presentó su esquema de financiamiento, hizo la aclaración de que esos US$265 millones no incluyen los intereses que este monto generara por esos cinco años de gracia para el Estado.

►Contraloría evaluará el contrato del Aeropuerto de Chinchero

El periodista Jaime de Althaus señaló que los otros postores argumentan que ellos sí consideraron los intereses en sus propuestas. “Justamente es un error de ellos [Kuntur Wasi]. Porque el Estado peruano se los había dicho. (…) No es culpa de Pro Inversión. (…) Esos intereses estaban considerados, [pero] ellos para ganar no los incluyeron, cunado todos los demás lo habían hecho”, explicó Segura.

El ex titular del MEF también rechazó la afirmación de que el Estado exija que Kuntur Wasi deposite los US$265 millones ahora. “Eso no te dice el contrato. El contrato te dice ‘acreditar’, no ‘depositar’. Acreditar significa que digas que tienes las fuentes de financiamiento y tengas las cartas [fianza], por ejemplo; como se hace normalmente con desembolsos diferidos, para que no haya este interés en el tiempo. Pero ellos quieren hacerlo [el deposito] hoy”, dijo Segura.

► Los (pobres) números de AIH, socio de Kuntur Wasi en Chinchero

SOBRE EL CONTRATO
El gobierno también ha justificado la adenda al contrato del aeropuerto de Chinchero, señalando que este contrato estaba mal hecho. “No está mal. Ningún contrato es perfecto, no vas a encontrar contrato perfecto que salga de Pro Inversión. Pero este contrato [de Chinchero] le da las herramientas al Estado para poder protegerse y hacer que se cumpla con lo que se acordó en la concesión, pero tienes que aplicarlo”, dijo Segura.

El ex funcionario explicó que si la propuesta del endeudamiento era perjudicial para el Estado, éste podía rechazarla. Y efectivamente, asegura que es lo que hizo este gobierno el 25 de noviembre. “Pero una semana después, [el gobierno] plantea esta adenda sin pies ni cabeza, que ya quedó claro que quien la propuso fue el Estado. Nunca he visto que un Estado le proponga una adenda al concesionario en el que le diga: ‘Yo me quiero cargar las responsabilidades y los riesgos’. Es inédito”, comentó el ex funcionario.

Agregó que esta modificación vulnera el concepto de una asociación público privada (APP), y ha generado la crítica del ex jefe de APP del Banco Mundial, José Luis Guasch, y del jefe del Banco Mundial para la región andina, Alberto Rodríguez.

CIADI
El gobierno ha asegurado que cancelar el contrato de concesión podría haber originado que Kuntur Wasi denuncie al Estado ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI). Esto hubiera retrasado el inicio de obras en el aeropuerto de Chinchero.

Pero Segura no está de acuerdo. “Yo he visto varios casos del CIADI. Que te denuncien si quieren, porque nunca te van a ganar. Muestras la oferta hecha [por ellos], y los árbitros preguntarán qué pasó. Y luego [el gobierno dice que debería] esperar. [Pero] no. El CIADI es un mecanismo de compensación. Tú mandas [el caso] al CIADI y al día siguiente estás reconcursando [el aeropuerto de Chinchero]”, dijo el ex titular del MEF.

COSTO DE OPORTUNIDAD
El gobierno ha restado relevancia al hecho de que se paguen los US$265 millones hoy y no hacerlo luego de cinco años. Pero para el ex ministro Segura esto sí es relevante por el costo de oportunidad en el tiempo.

“Las APP cofinanciadas normalmente tienen este cofinanciamiento [subsidio] y el diseño se hace así: yo como Estado tengo otras obligaciones en el corto plazo, tú [empresa privada] financia [el proyecto] y yo después te lo reembolso. Cuando tú lo cambias [esta asignación de responsabilidades], estás cambiando la naturaleza [de la APP], lo que se llama ‘valor por dinero'”.


LEAVE A REPLY