María Rosa Villalobos

Para Francisco Grippa, economista principal de BBVA Research, el comportamiento débil del dólar era de esperarse, debido a la alta volatidad que se vive actualmente.

Para el especialista, el descenso del tipo de cambio es transitorio y se debe a:

► El cobre. El precio de este metal cotiza, actualmente, en altos niveles (US$2,70 la libra). Sin embargo, la tendencia sería a la baja, debido a que las posiciones especulativas están en niveles altos y eso no se va a sostener. ”Cuando las expectativas se calmen, el precio del cobre va a caer”, sostiene.

► China. El año pasado creció 6,7%, pero este año el BBVA estima que crecería sólo 6%. Así, el tigre asiático continuará desacelerándose, lo que generaría dos impactos. Uno de ellos, recaería en el precio de los metales y en la percepción de riesgo en las economías emergentes, lo que termina reflejándose en las monedas. Además, China pondría énfasis en mejorar sus dificultades financieras, enfocándose en el mercado inmobiliario y las deudas de las empresas públicas y privadas. “Esto tiene un costo: menor crecimiento. Los indicadores de China al inicio de año han sido buenos, lo que ha ayudado al sol”, asegura Grippa.

► Efecto Trump. El presidente de los Estados Unidos y su entorno han anunciado que esperan un dólar débil. Esto, sin embargo, sería inconsistente, pues la actual administración se propone bajar los impuestos y ampliar el gasto público en un escenario en el que la inflación está al alza y el mercado laboral en pleno empleo. “La Fed va a tener que subir las tasas y eso hará que el dólar se fortalezca”, asegura el especialista.

Mientras que para Grippa la baja del dólar es transitoria, Mario Guerrero, Jefe de Estudios Económicos de Scotiabank Perú, asegura lo contrario. “De acuerdo a nuestro análisis, vemos al sol con fundamentos más sólidos que el dólar para el presente año, por lo que nuestra proyección apunta a una apreciación del sol por segundo año consecutivo durante el 2017. Nuestra proyección puntual es de S/.3.25 para fin de año”, sostiene.

La proyección del BBVA para el 2017 está entre S/3,40 y S/3,45.

LA FED
A pesar de que la Reserva Federal (Fed) ha anunciado que subirá sus tasas tres veces este año, el BBVA estima que sólo se realizarán dos alzas en junio y diciembre -25 puntos básicos por cada una-.

“Las tasas de interés de corto plazo terminan afectando a las mediano y largo plazo. Por ejemplo, el bono del tesoro en dos años está cotizando a 1,20%, pero nosotros estimamos que hacia fin de año llegue a 1,50%. Además, la tasa de los bonos a diez años está en 2,50%, pero llegaría a alcanzar los 2,70%. Dado que los rendimientos en EE.UU se incrementarán, los flujos de capitales a economías emergentes se controlarán. Eso hará que el sol se deprecie”, proyecta Grippa.

LOS RIESGOS
Los principales factores que ponen un riesgo al alza del tipo de cambio son un alza más rápida de las tasas de interés en Estados Unidos o un aumento del riesgo político por las elecciones que se vienen en el mundo y las medidas que ejecute Donald Trump, asegura Luis Manuel Ordóñez, estratega de inversiones de Sura Investment Management Perú.

Agrega, que una subida del precio de los minerales o un renovado apetito de los inversionistas por países emergentes puede llevar a una mayor apreciación del sol peruano.


LEAVE A REPLY