Nos hemos acostumbrado en los últimos años a hablar de distintos temas relacionados con la seguridad informática. De alguna u otra forma, si somos usuarios de internet y nos hablan de tecnología y seguridad, lo más probable es que lo relacionemos con ciberataques, virus, hackers y una serie de conceptos similares. Pero en este caso, queremos volver al plano físico, aunque siempre, respaldado por la tecnología.

Son muchos los aspectos que abarca este asunto. No obstante, concentraremos el enfoque en el futuro de la seguridad pública (o ciudadana) potenciada por la tecnología. ¿Qué veremos y cómo operarán las fuerzas y organismos públicos para proteger a la ciudadanía y coordinar sus acciones?

Las ciudades inteligentes y el Internet de las Cosas son dos de las macrotendencias que enmarcarán el desarrollo de la seguridad pública. Sin duda que son muchas las empresas y los emprendimientos capaces de crear y desarrollar los productos y las soluciones que se necesitarán al respecto; ya lo están haciendo, desde los sensores más diminutos y elementales hasta los softwares más complejos e integrados.

Una compañía que está liderando los esfuerzos por dar forma a este plan futuro es Motorola Solutions. En particular, el Virtual CommandCentral es la herramienta que visualiza la empresa para que los organismos de seguridad pública puedan, entre otros, compartir información en tiempo real sobre cualquier tipo de incidente y gestionar la ayuda virtualmente.

El centro es manejado por un agente de seguridad pública, quien mediante el uso de diferentes tecnologías de realidad virtual navega y controla el despliegue de ayuda a través de video y datos de múltiples fuentes. De esta forma, policías, bomberos, ambulancias, entre otros, pueden actuar a tiempo y coordinadamente para socorrer y proteger a las víctimas. Los beneficios de esta herramienta son también aplicables al sector privado. Las faenas industriales en general ofrecen un campo interesante para explorar.

Entre las tecnologías y los recursos que convergen en este sistema está la realidad virtual (como un visor Oculus), utilizada por un supervisor para interactuar a través de una plataforma desarrollada por Motorola Solutions, con las diferentes fuentes de información que posee un centro de comando. Gafas de realidad aumentada donde se podrán visualizar fuentes de video de otros oficiales y vehículos o de cámaras de la ciudad. También se piensa en cámaras corporales con micrófonos integrados, radios digitales, drones conectados con captura de fotos y videos y una cámara en 360° en los techos de los vehículos.

Queremos ser claros. Aún no hay nada concreto más allá de la idea y la visión respecto al tema. Motorola aún no desarrolló un producto o solución final que se esté ofreciendo en el mercado. Sin embargo, un aspecto destacable que pretenden incorporar y que aún puede sonar futurista, es que con los ojos puedes manejar todo (“eyetracking”). El agente se pone los lentes de realidad virtual y desde ahí puede coordinar toda la ayuda necesaria para enfrentar una catástrofe, ahorrándole tiempo y dinero a las instituciones de seguridad tanto públicas como privadas. Lo más disruptivo, según destacan desde Motorola, es que la realidad virtual no sólo servirá para entretenerse, sino también para salvar vidas.

Para conocer más sobre las posibilidades y el futuro de la tecnología en la seguridad de las personas, consultamos con Alejandro Rubino, Senior Staff Engineer en Motorola Solutions.

-¿Qué tan cerca o concreto es el Virtual CommandCenter?

-El Virtual CommandCenter se encuentra aún en una fase de concepto y es nuestra visión futurista de cómo operarán los hoy conocidos centros de comando y control en las operaciones de emergencia y seguridad. Creemos que el avance y la cada vez más creciente adopción de la tecnología de realidad virtual harán que esto pueda ser una realidad al servicio de la seguridad de una ciudad, estado o país, en un futuro no tan lejano.

Al encontrarse aún en la fase de concepto no está siendo comercializado, sin embargo al igual que nuestras soluciones disponibles en el mercado, está inspirado en las necesidades y requerimientos de nuestros clientes.

-¿Cuán experto debe ser el agente de seguridad pública en materia tecnológica? ¿Debe ser un profesional TI o basta con una pequeña instrucción para que cualquier agente pueda operarlo?

-La idea principal del Virtual CommandCenter es hacerlo intuitivo. No es necesario ser un profesional de la tecnología para poder operarlo, ya que con el movimientos de la cabeza y ojos​, el operador fácilmente controla la situación de una manera natural. Por ejemplo, para controlar una cámara domo, sólo se debe mover la cabeza en la dirección que desea posicionar la cámara y así captar la situación.

-¿Puede relatarnos un pequeño ejemplo o simulación de cómo funcionaría este sistema ante una determinada emergencia?

​-Durante una situación de emergencia compleja el operador puede manejar diferentes fuentes de información simultáneas, por ejemplo al llegar un vehículo dotado de una cámara 360° a la escena del incidente, éste puede transmitir en vivo las imágenes de la cámara utilizando tecnología LTE para seguridad pública. Desde el Centro de Comando Virtual el operador puede visualizar los alrededores del vehículo para detectar posibles amenazas a los oficiales que responden al hecho. Todo esto sin dejar de visualizar en las gafas, la posición GPS de los efectivos y/u otras fuentes de video de la zona. Esto le permite al operador y a los oficiales del campo tener un conocimiento situacional al responder al incidente.

-¿Qué tan determinante cree que será la tecnología para la seguridad de las personas y las ciudades? ¿Cuándo comenzaríamos a ver de manera más frecuente implementaciones de ese tipo?

​-Motorola Solutions está convencida de que la tecnología es un factor determinante para la seguridad de las personas y de las ciudades. Desde los sistemas de comunicaciones de radio, los centros de atención de emergencias hasta las soluciones de análisis y predicción del crimen, éstas ayudan a crear comunidades más seguras, protegiendo a sus ciudadanos y a sus propiedades. En todas las fases de un incidente nos encontramos con tecnología asociada, antes del incidente, durante y después de éste. La tecnología nos permite predecir eventos, atenderlos de manera rápida y efectiva, como así también resolverlos en tiempos que antes eran impensados, gracias a herramientas de recolección digital de evidencia o manejo de registros de manera electrónica. Implementaciones de este tipo de soluciones son cada vez más frecuentes en el mundo, ya tenemos disponibles en nuestro teléfono celular los incidentes que ocurren en nuestros barrios o ciudades, centros de atención de emergencias de nueva generación o sistemas de radiocomunicaciones seguros y confiables. El avance y la adopción de la tecnología en la vida cotidiana se producen de una manera vertiginosa. La seguridad pública no es ajena a esto y confiamos en que las ciudades y países adoptarán más de éstas y nuevas soluciones en el corto plazo.

La analítica y la comunidad

Un aspecto fundamental que potencia a las tecnologías son los datos y la información. La tecnología debe ser capaz de recoger todos los registros posibles para mejorar las políticas de seguridad. Y en ese sentido, tenemos en el Big Data una ayuda para incluso prever dónde se producirán los crímenes.

Matías Gil, Country Manager de Teradata Chile explica: “La denuncia puede hacerse por diversos dispositivos (teléfonos, computadoras, smartphones) y canales (redes sociales), se pueden generar bases, realizar estadísticas e investigaciones en tiempo real, se pueden predecir patrones de conducta e incluso de reincidencia del delito”.

Un ejemplo de esto es lo ocurrido en 2011, cuando la policía de Los Ángeles usó algoritmos para intentar predecir los lugares donde se iban a producir los delitos, antes de que ocurrieran. Las pruebas fueron un éxito y el departamento de policía sigue luchando contra la delincuencia apoyándose en Big Data, cuenta Gil. Así, en 2014 los logros fueron una reducción del 33% en los robos, del 21% en crímenes violentos y 12% en delitos relacionados con la propiedad.

Pero, más allá de las herramientas, lo que está claro es la preocupación por abordar este tema. Y, con mayores o menores recursos, la tecnología se hace presente como aliada. No es raro, por ejemplo, saber de grupos de WhatsApp, Facebook o de alguna otra red social, que pretenden reunir a los vecinos para estar comunicados ante emergencias o robos.

Un modelo similar siguió la Asociación de Municipalidades Rurales de la Región Metropolitana en Chile, quienes lanzaron la aplicación móvil “Muni App”, cuyo objetivo es que el municipio pueda mantenerse en constante comunicación con los vecinos, de modo que se puedan prevenir y disminuir los delitos en la zona rural, así como fomentar la participación de los jóvenes mediantes “cabildos virtuales”.

La aplicación, desarrollada por o2movil, es una herramienta masiva, formal y segura que ya se encuentra funcionando en la comuna de Til Til. Puede descargarse de forma gratuita a través de Google Play para el sistema operativo de Android, y en App Store para Iphone, buscándola como “Muni Til Til”.


LEAVE A REPLY