Diana Mangas

La película ‘La verdad’ (2015) nos relata el infierno vivido por el grupo de periodistas de investigación que  revelaron el supuesto trato de favor que llevó a que George W. Bush se librara de ir a la Guerra del Vietnam.

Crítica de la película ‘La verdad’ (2015)

Con el estreno de  La verdad este fin de semana tendremos la ocasión de vivir desde dentro el alto nivel de estrés, las numerosas dificultades y el duro trabajo, no siempre reconocido ni recompensado, de la que bien podría ser la redacción de un programa de investigación tipo ‘Informe semanal’, ‘Diario De’ o ‘Equipo de investigación’. Formatos comprometidos con su audiencia que intentan sacar a flote una verdad oculta tras intereses religiosos, políticos o económicos. Lógicamente, ésta es una labor complicada donde la mayoría de las veces gran parte del equipo, por no mencionar cámaras y redactores que siempre están en primera línea, se “juegan el tipo” para sacar a la luz pública esos intereses, tramas o tácticas ocultas.

Cate Blanchett, Dennis Quaid y Topher Grace en la película 'La verdad' (2015)
Cate Blanchett, Dennis Quaid y Topher Grace en la película ‘La verdad’ (2015)

Basada en hechos reales, la cinta relata todo el proceso preparación e investigación que el equipo de redacción del mítico programa de la CBS ’60 minutes’ realizó para demostrar el supuesto trato de favor que George W. Bush habría recibido ingresando en la Guardia Nacional entre 1968 y 1972, librándose así de acudir a la Guerra del Vietnam. Dicho programa creo gran revuelo y expectación al emitirse el el 9 de septiembre de 2004, presentado por su estrella Dan Rather (Robert Redford), a tan sólo dos meses de la celebración de las elecciones presidenciales donde todo indicaba que Bush resultaría reelegido presidente de los Estados Unidos. Tras dicha reveladora primicia (conocida como el escándalo ‘Rathergate’), cuya repercusión negativa era más que evidente en las elecciones, Rather y su colaboradora, la productora Mary Mapes (Cate Blanchett), así como todo su equipo de investigación, fueron sometidos a todo tipo de presiones, insultos, investigaciones y juicios que intentaban demostrar la falta de rigor periodístico e imparcialidad de este grupo de periodistas que habían basado su acusación, principalmente, en un documento falso. Las consecuencias del reportaje finalmente fueron nefastas para el equipo: cuatro meses después, Dan Rather era forzado ha finalizar sus más de cuatro décadas al frente de las noticias de la CBS y Mapes era despedida (la película está basada en el libro de memorias de Mapes).

Cate Blanchett y Robert Redford en la película 'La verdad' (2015)
Cate Blanchett y Robert Redford en la película ‘La verdad’ (2015)

La película ‘La verdad’ (2015), del debutante James Vanderbilt (guionista de ‘Zodiac’, 2007), nos presenta un ‘thriller’ periodístico tan sumamente correcto y en el cual los hechos acontecidos se relatan de la forma más transparente posible, que termina pasando de puntillas por todos y cada uno de sus conflictos. No quiere tomar partido ni por la cadena CBS -¿se aprovechó de sus trabajadores y luego los dejó solos ante la opinión pública usándolos como “cabeza de turco”?-, ni por los periodistas implicados -¿hicieron o no bien su trabajo?-, ni por cualquier otro interés oculto en toda esta maraña de intereses políticos-económicos -¿estaba el quipo de Bush tras los despidos?-. Hasta tal punto que ni siquiera aclara su principal incognita, si las pruebas presentadas por el equipo de investigación fueron verdaderas o no, y si por lo tanto había base real e indicios suficientes para suponer que Bush, gracias a los influyentes contactos de su padre, se libró de acudir a la guerra dejando de este modo de servir a su país.

Cate Blanchett, Robert Redford y Bruce Greenwood en la película 'La verdad' (2015)
Cate Blanchett, Robert Redford y Bruce Greenwood en la película ‘La verdad’ (2015)

Si eres de los que huyen de las temáticas de terror que inundan estos días la cartelera con motivo de la festividad de Halloween 2015, ésta es una muy buena opción, no apasionante, ya que es un thriller de investigación que va perdiendo fuerza según pasen los minutos de metraje, pero sí interesante. Además cuenta con el magistral trabajo de Cate Blanchett, verdaderamente soberbia como mujer luchadora, valiente e independiente, capaz de “sacarle los colores” al mismísimo Bush.


LEAVE A REPLY