La presunta entrega de sobornos de la empresa brasileña Odebrecht a funcionarios peruanos por 29 millones de dólares será el principal reto en lucha contra la corrupción en Perú en el 2017, según el presidente de Transparencia Internacional, José Ugaz.

“Para este año el primer y más grande reto será la investigación del caso Odebrecht. La historia, respecto a hechos de corrupción, se dividirá en un antes y un después de este caso”, declaró a la Agencia Andina. Para Ugaz, las investigaciones serán más intensas este año a partir de las informaciones que lleguen del extranjero, posiblemente entre setiembre u octubre. “Por lo pronto, la Fiscalía ha confirmado que está haciendo un trabajo silencioso, técnico, con un grupo de fiscales jóvenes y respetables que dan seguridad de un trabajo profesional. Han estado en Brasil y Suiza sin hacer mucha bulla ni ventilando cosas, pero están avanzando”, explicó

El caso. El pasado miércoles, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos informó que la constructora brasilera Odebrecht reconoció el pago de 29 millones de dólares en sobornos a funcionarios peruanos, para adjudicarse obras públicas entre 2005 y el 2014. En esos años gobernaron Alejandro Toledo (2001-06), Alan García (2006-11) y Ollanta Humala (2011-16). La Fiscalía pidió información a sus pares extranjeros para determinar quiénes recibieron los sobornos.

La cabeza de Transparencia Internacional, organización no gubernamental que lucha contra la corrupción en la política, explicó que la investigación será larga por las decenas de operaciones realizadas por Odebrecht en el país, tanto en el periodo 2005-2014 (el de los supuesto sobornos), como en años anteriores. También negó que el estudio de abogados de que formó parte antes haya trabajado para la constructora o haber tenido alguna participación en las obras de infraestructura de esta empresa brasileña, algunas de las cuales son objeto de investigación.

Intervención parlamentaria. Ugaz también  dijo que el Congreso no debería tocar el tema porque se trata de un caso penal, el cual debe abordarse en reserva y evitar su “politización”, a fin no perjudicar las pruebas obtenidas ni alertar a los investigados. “Al Gobierno corresponde apoyar la labor de la Fiscalía, es importante que hablen con el fiscal de la Nación y se habiliten los fondos necesarios para que la investigación siga firme. La voluntad política será indispensable”, añadió.

La comisión ‘Lava Jato’, que investigará el caso en el Congreso, se instalará el 4 de enero y estará integrada por representantes de todas las bancadas: Karina Beteta y Víctor Albrecht de Fuerza Popular; Víctor Andrés García Belaunde de Accion Popular; Jorge Castro del Frente Amplio; Gino Costa de Peruanos por el Kambio; Mauricio Mulder del Partido Aprista; y Marisol Espinoza de Alianza para el Progreso. Parlamentarios como Yohny Lescano o Richard Acuña criticaron la presencia de Mulder en esta por su filiación política, pero este dijo que no renunciará.


LEAVE A REPLY