Xavier Fontdeglòria

“Una vez cerrada, la operación dará inmediatamente a Samsung una presencia significativa en el grande y creciente mercado de las tecnologías conectadas, en especial de la electrónica automotriz, que ha sido una prioridad estratégica para Samsung y se espera que exceda los 100.000 millones de dólares en 2025”, asegura en un comunicado la compañía surcoreana.

Harman diseña tecnologías para automóviles como el sistema de navegación, entretenimiento, seguridad o voz. Más de 30 millones de vehículos en todo el mundo de marcas como BMW, Toyota o Volkswagen llevan equipados sus servicios, según el comunicado. La operación, la mayor que ha realizado la empresa en su historia, se cerrará a mediados del año que viene tras el visto bueno de los accionistas de Harman y de las autoridades competentes.

La compra de Harman por Samsung evidencia la convergencia entre los negocios relacionados con la telefonía móvil y la automoción. La firma coreana se incorpora con esta adquisición en la primera línea del desarrollo de la automoción inteligente y del vehículo autónomo, ámbito en el que también están trabajando otras grandes compañías como Google, Apple, Uber o Tesla. Además, le permite diversificar un negocio actualmente muy dependiente de los teléfonos móviles y que recientemente ha recibido un mazazo considerable con el fiasco del Galaxy Note 7 por el incendio de las baterías de algunos terminales.

A pesar de su tamaño y recursos, una operación de esta magnitud no es habitual para Samsung, que generalmente ha apostado por desarrollar sus propias tecnologías. En este caso el gigante surcoreano ha apostado por la vía rápida para “entrar en la estrategia automotriz que hemos estado persiguiendo durante algún tiempo”: “la tecnología inteligente y la conectividad transformará el vehículo del mañana de la misma manera que un simple teléfono se ha convertido en un dispositivo sofisticado en la última década”, aseguró Young Sohn, director estratégico de Samsung Electronics, en el comunicado.

De fructificar, la operación se convertirá en la mayor adquisición de una compañía surcoreana en el extranjero y será la primera con el heredero del conglomerado Samsung, Lee Jae-Yong, como miembro del consejo de administración de la división de electrónica, un cargo al que accedió el mes pasado en plena tormenta tras el fracaso del Galaxy Note 7.


elpais-logo

LEAVE A REPLY