Con mangueras, extintores y hasta tachos para recoger agua, un grupo de trabajadores de Larcomar intentaron controlar el fuego que inició en una de las salas del cine UVK y que horas después dejó el saldo de cuatro muertos.

Antes de la llegada de los bomberos, seis trabajadores lucharon por evitar que el fuego de la sala 10 se expanda a otros ambientes. Para tal fin, utilizaron una manguera de la discoteca gótica, ubicada al lado del cine- para arrojar agua desde la puerta de emergencia, tal como se observa en un video difundido en Latina.

Uno de los trabajadores es Carlos Vásquez de 41 años, jefe de mantenimiento de la discoteca Gótica. En entrevista con el portal Útero, Vásquez contó que hicieron todo lo posible para apagar el fuego, pero el ruido de una explosión alertó al personal de Larcomar y tuvieron que ser evacuados.

“Dijeron que esto ya no era para nosotros. Yo solo pedía más mangueras para llegar más al fondo. Dentro de mí sabía que en las oficinas había gente”, relató.

Pese a todos sus esfuerzos, el fuego se hizo incontrolable debido al material inflamable de la butaca y las paredes de la sala.

Tras la llegada de los bomberos, Vásquez les ayudó a encontrar el lugar exacto donde comenzó el incendio y se quedó con ellos por más de ocho horas. El valiente trabajador tuvo que subir y bajar las escaleras de los cinco niveles hasta 15 veces.

Cabe señalar que, según el general Carlos Tuse, jefe de la Dirección de Seguridad del Estado de la Policía Nacional, las instalaciones del cine UVK de Larcomar no contaban con aspersores ni un sistema adecuado contra incendios. “Eran una trampa mortal”, dijo a Perú21.

La fiscalía ha iniciado una investigación para determinar las causas del fatal incendio en el centro comercial Larcomar.


El-Comercio-logo

LEAVE A REPLY